Category: "General"

Anatomía externa de los peces

Vamos a ver las distintas partes de un pez, cómo las llamamos, dónde se localizan, para que podamos identificar la cola como aleta caudal o sepamos dónde está la línea lateral y para qué sirve. No entraremos aún en la anatomía interna, quizá más adelante.

 

Vamos a partir de esta imagen

Anatomía externa de un pez

 

Iremos en primer lugar de boca a cola.

 

En la boca distinguimos la mandíbula superior y la mandíbula inferior. Es parecida a la de las personas pero les diferencia que la unión entre ambas y la capacidad de "dislocarse" que tienen es bastante superior. Pueden alcanzar un tamaño bastante grande en comparación con la cabeza o con la boca cerrada, por eso hay veces que un pez será capaz de comerse a otro cuando creíamos que no le cabía en la boca. Los tipos de boca según su función la veremos en un post aparte de alimentación.

 

Por delante del ojo vemos 2 orificios nasales o narinas. En el caso de los peces no los utilizan para respirar como nosotros. Lo hacen a través de las branquias. Éstas están protegidas por el opérculo, que es como un huesecillo que acaba en una media luna y que es parte de la cabeza del pez. Es una estructura importante porque las branquias son delicadas, frágiles y por supuesto vitales para el pez.

 

¿Cómo respira el pez? O lo que es lo mismo, ¿cómo obtiene el oxígeno que nosotros obtenemos del aire? Según va nadando, avanzando por el río o lago (en los peces que estamos viendo en este blog) o el mar/océano (en los peces marinos) el pez va abriendo y cerrando la boca. Cada vez que abre la boca el agua entra a través de ella. La cavidad oral (boca) está directamente conectada con las branquias. Las branquias son, para que nos hagamos una idea, como unas láminas recubiertas de vasos capilares, o lo que es lo mismo de unas venas muy muy finitas, del grosor de un cabello o aún menos. La lámina de la branquia le da soporte a esta red de venitas, las orienta en función de la corriente para que les llegue la mayor cantidad de agua posible. El agua transporta oxígeno y cuando hace el camino de la boca a las branquias y de nuevo al exterior, deja parte del oxígeno en las branquias, que se repartirá luego por el resto del cuerpo, y éstas aprovechan para liberar parte del dióxido de carbono (CO2) que transportan. Es una versión muy simplificada del mecanismo de la respiración, pero así podemos saber la importancia que tienen las branquias y por qué están protegidas por esta estructura que se llama opérculo. Para entenderlo mejor dejo unas imágenes a continuación

 

Gif respiraciónRespiración por branquias

 

Y para los que quieran adentrarse un poco más, una imagen más completa, en inglés

 

Respiración en inglés

 

A continuación nos encontramos una estructura llamada línea lateral. Muchas veces no podremos apreciarla a simple vista, porque el pez es muy pequeño o porque se mueve muy rápido. Se trata de una serie de "poros" que contienen receptores sensibles al movimiento, a las vibraciones, y en ocasiones a la electricidad. Les sirve para notar lo que tienen alrededor, detectar peces, obstáculos, orientarse en el agua por las corrientes. Vendría a ser una especie de sentido del tacto y del oído.

 

 Podemos ver aquí la línea lateral de algunos peces conocidos:

 

La línea lateral en un arlequín

Líneal lateral

 La línea lateral en un escalar

Y para el que quiera profundizar un poco más, la línea lateral más al detalle, de nuevo en inglés...

 

Detalle línea lateral en inglés

 

En la mayoría de los peces podemos ver también sus escamas. Las hay de varios tipos: cosmoideas, ctenoideas, cicloideas, ganoideas y placoideas. Las más habituales en nuestros peces serán las cicloideas. Para encontrar las diferencias habría que mirar la piel del pez muy de cerca y con aumento, así que sólo será posible si el pez está muerto o sedado. Os dejo aquí debajo una imagen de los distintos tipos.

 

Tipos de escamas en peces

 

Por último en este post hablaremos de aletas. Generalmente los pedes tienen una o varias aletas dorsales, una aleta caudal (cola), un par de aletas pectorales, un par de aletas pélvicas y una aleta anal.

 

Debemos diferenciar entre las aletas dorsales, aquellas que tienen espinas (o radios espinosos) y radios (o radios blandos o segmentados) y las aletas adiposas que son crecimientos carnosos que se suelen encontrar entre la dorsal propiamente dicha y la caudal. La adiposa no está presente en todos los peces.

 

En cualquiera de las aletas podemos ver y diferenciar las espinas y los radios y poder diferenciar las especies por el número de los mismos. Es lo que se llama fórmula radial, y se descrive con una letra (a veces letra y número si tiene más de una, por ejemplo D1 para dorsal 1 y D2 para dorsal 2) que indica la aleta seguida de unos números romanos (I, II, III, IV...) que indican los radios espinosos, y  unos números arábigos (los números que usamos habitalmente: 1, 2, 3...) que nos dicen el número de radios segmentados. Así una fórmula radial tal como ésta (fórmula radial de la lubina): 

D1. VIII-IX,  D2,  I-12-13,  A. III-10-12

nos indicaría lo siguiente...

D1 = primera aleta dorsal   = 8-9  radios espinosos

D2 = segunda aleta dorsal = 1 radio espinoso seguido de 12-13 radios segmentados

A   = aleta anal = 3 radios espinosos seguidos de 10-12 radios segmentados


Sobre las aletas pélvicas no hablaremos mucho. Sólo me gustaría destacar la diferencia entre las pélvicas de un guppy, por ejemplo, un escalar, un gurami, un betta y otros. Aquí las fotos...


Aletas guramiAletas bettaAletas escalar




El aspecto que quisiera resaltar de la aleta anal es su utilidad para diferenciar a los vivíparos. Es un clásico entre los principiantes: ¿Cómo diferencio el macho y la hembra de un guppy/xifo/platy/molly?


En esta familia la principal diferencia es la forma de la aleta anal. En las hembras es triangular - lo veremos siempre que no la tengan plegada hacia el cuerpo - y en los machos es alargada, filiforme, como un pequeño penacho.


Guppy machoGuppy hembra

Guppy macho frente a guppy hembra


Molly machoMolly hembra


Molly (velifera) macho y molly (balón) hembra


Platy macho y platy hembra


Platy macho (arriba) y hembra (abajo)


Xifo macho y hembra en esquema


Esquema de xifo macho (arriba) y xifo hembra (abajo)



Finalmente veremos la aleta caudal. Es una aleta importante porque es la principal impulsora de movimiento en los peces. Según su forma el tipo de natación del pez será diferente. Así un tetra (por ejemplo el tetra de Buenos Aires) tiene un tipo de aleta caudal que le permite movimiento muy rápido, es un gran nadador, y por otro lado si nos fijamos en la caudal de un betta veremos que está modificada sobre todo para llamar la atención de la hembra en el cortejo, es muy amplia y vistosa, y por otro lado hace que su natación sea más lenta.


Betta machoTetra Buenos Aires



Tipos de aleta caudal:


Tipos de aleta caudal


Hasta aquí la lección de anatomía de hoy. En publicaciones posteriores entraremos más de lleno en algunos de los aspectos ya vistos y nos meteremos con la anatomía interna.


Algunas fuentes importantes:

http://www.tayrona.org/taganga_fauna_marina/peces_descripcion/peces_anatomia_descripcion.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Aleta_%28zoolog%C3%ADa%29

  07/06/13 02:08:00 pm, by   , 1140 words, Categories: General, Peces ,

Diccionario

Este va a ser un post en constante remodelación. Iré publicando todas las palabras que utilizo en mis expicaciones del día a día y de las cuales la gente me pregunte su significado.

 

Acondicionador.- Usamos esta palabra para referirnos al líquido que usamos para eliminar del grifo todos los compuestos nocivos para nuestros peces. Aunque genealmente se le llama anticloro, suele neutralizar también metales pesados como el cobre que va arrastrando el agua en su paso por las tuberías/cañerías, y los hay que quitan amoníaco, cloraminas y otros. La mayoría de los acondicionadores que encontramos en el mercado llevan ya algún aditivo de Aloe vera para preteger las mucosas de nuestros peces. Algunos incluso llevan elementos y minerales específicos para cada tipo de pez o invertebrado. Así no es raro que incorporen sales como el carbonato para aumentar de paso la dureza, oligoelementos para los caparazones y mudas de las gambas y camarones, taninos para teñir el agua y conseguir un acuario amazónico de aguas negras o algún antiestrés suave.

 

Cardúmen.- Grupo o conjunto de peces generalmente de la misma especie. Podemos hablar de un grupo de neones o de un cardúmen de neones.

 

Clorosis.- Es una condición fisiológica de las plantas debida a una carencia de cierto nutrientes como el hierro, el nitrógeno o el magnesio, y que podemos apreciar por un aclaramiento o amarilleamiento de las hojas. Al no encontrar estos nutrientes en la tierra o el agua, la planta readsorbe los suyos propios, y los toma de las hojas más viejas. Es por esto que las hojas más antiguas son las primeras en resentirse. Si la carencia no se corrigiese la planta tomaría los nutrientes de hojas cada vez más nuevas hasta quedarse sin ninguna y en ese caso moriría.

 

Fotoperíodo.- Son las horas de luz que recibe una planta, un coral u otro organismo cada 24 horas, así como las horas concretas en que recibe dicha luz. En plantas de acuario estaría en torno a las 8 horas al día. Para corales hbalamos de 10 a 12 horas al día.

 

ppm.- Corresponde a partes por millón ó 1/1000000. Lo podemos ver en las especificaciones de abonos, comidas, tests para el agua. El equivalente sería miligramos/litro, mg/kg, g/tonelada, etc.

 

Taninos.- Se trata de un compuesto presente en la mayor parte de la materia vegetal como troncos, cocos, hojas y otros, que tiñe el agua de color marrón y por su ph ácido nos baja el pH del agua del acuario. Esto ocurre - seguramente a más de uno nos ha ocurrido - al meter un tronco, rama o trozo de madera en el acuario, un coco o medio coco como refugio para peces de fondo, o las hojas de almendro indio (Terminalia cattapa) y piñas. Para evitar que el agua del acuario se vuelva completamente marrón, podemos hervir el tronco/coco/etc en una olla o cacerola tantas veces como sea necesario, cambiando el agua sucia por agua nueva cada vez, hasta que consigamos que el producto de la cocción sea de un tono más suave o casi transparente.

  06/06/13 03:17:00 pm, by   , 503 words, Categories: General, Diccionario ,

Cuidados del betta en recipientes sin filtro

El betta o pez luchador del Siam es uno de los peces más vendidos, según mi experiencia, como los neones, escalares, guppies y ovovivíparos en general, y peces de fondo (corydoras, plecos, ancistrus...).

 

Además de su vistosas aletas y bonito colorido, es un pez resistente que aguanta condiciones que otros peces no aguantarían. Por ello, es el único que recomendaría mantener en recipientes pequeños - a veces de 2 ó 3 litros o incluso menos - sin filtro ni calentador. Si bien es preferible que esté en un acuario equipado con todo esto, muchas veces es inevitable que acabe en jarrones de cristal y peceras de bola, con alguna vara de bambú y unas piedrecitas de colores en el fondo (es un ejemplo). Yo personalmente prefiero que sea un betta y no un pez de agua fría tipo cometa naranja el que viva en un recipiente así, aunque si al betta pudiera evitárselo también lo haría.

 

Dejando esto claro, vamos a ver qué cuidados necesita este pez para que su vida sea lo más larga y exenta de sufrimientos posible.

 

Debido a que en estos recipientes no hay filtro que mantenga el agua en condiciones higiénicas, vamos a tener que ser nosotros los que hagamos su función. Es conveniente cambiar el agua una o dos veces en semana. NUNCA cambiaremos la totalidad del agua, sino el 50%. NO vamos a sacar el pez, puede estresarse y enfermar. Lo más sencillo es preparar en un cubo, jarra u otro recipiente la cantidad de agua que vayamos a renovar y añadir el anticloro o acondicionador. Procuraremos que esté a temperatura ambiente, o lo más parecida posible a la que el pez tenga en su acuario. Dejamos unos 15 ó 20 minutos para que el anticloro haga su trabajo y elimine las sustancias nocivas del agua que estamos preparando. A continuación retiramos con un vaso o un tubo, o con lo que mejor nos apañemos, la mitad del agua del acuario de nuestro betta, y la remplazamos con el agua que tenemos ya preparada, limpia. Intentaremos que si tenemos grava en el fondo no se remueva demasiado, pues nos puede generar amoníaco.

 

La alimentación del betta debe ser cuidadosa, sobre todo porque al no tener filtro cualquier resto de comida que deje el betta se descompondrá y ensuciará el agua, no solamente aumentando la posibilidad de que nos salgan algas sino que se generará gran cantidad de amoníaco y nitrito. Una vez al día es suficiente. Le daremos la cantidad suficiente para que se la coma en un minuto, y no más. Si queremos darle más veces al día repartiremos la ración diaria en varias, no la multiplicaremos. Iremos conociendo las necesidades de nuestro pez con el tiempo, y veremos si es suficiente o si deja la comida porque le hemos echado demasiada; reduciremos la cantidad en la siguiente toma. Tampoco pasa nada si un día a la semana lo dejamos sin comer. (NOTA: Esto es válido siempre y cuando el pez se encuentre sano. Si tiene cualquier tipo de enfermedad o está en tratamiento puede que sean necesarias otras pautas.)

 

Un signo de que nuestro betta no está bien es que se encuentre inactivo y no suba a la superficie a comer, o que tenga las aletas pegadas, o deshilachadas. Como medida preventiva, el cambio de agua es un buen aliado; pero recuerda, NUNCA cambiamos todo el agua. Sin embargo no debemos alarmarnos si lo vemos tumbado en el suelo o en la hoja de una planta porque si la temperatura es baja tiende a estar bastante aletargado, como dormido, apenas se mueve durante el día más que para comer y a veces ni eso. Si la temperatura sube - por ejemplo en verano ya que al no tener calentador depende de la temperatura ambiental de la habitación - estará más activo, su metabolismo se acelera y se mueve más, come más, incluso se enfrentará a su reflejo en el cristal extendiendo sus aletas y abriendo los opérculos pensando que es otro macho el que ve en su reflejo, y puede hacer un nido de burbujas.

 

Lo de las aletas sí es más definitivo. Un betta sano tiene las aletas completas, semiabiertas - no siempre abiertas del todo - sin arañazos, agujeros, deshilachamiento o partes faltantes, sin puntos (parásitos) o manchas (bacterias, hongos) ni pelitos (hongos). Cualquier desperfecto que le veamos, y que nos haga sospechar debemos consultarlo cuanto antes con algún especialista, un amigo, un dependiente de una tienda especializada, etc. Cuanto antes cojamos las enfermedades antes podremos tratarlas y tendremos mayores posibilidades de éxito/curación.

 

Otras enfermedades frecuentes en el betta son las heridas por peleas, si no están solos en el acuario y conviven con otros/as bettas o peces que muerdan aletas; ojos hinchados; desperfectos en la boca como bultos, manchas o mandíbula desencajada; vientre hinchado (hidropesia o hidropesía). Es también habitual que el vientre hinchado - aparte de otras enfermedades más graves - surja por una obstrucción intestinal. En este punto recomiendo no pasarse con la larva de mosquito congelada a la hora de la alimentación. Es un bocado exquisito para nuestro betta y la comería día y noche pero es bastante indigesta para ellos porque la cutícula (piel) que recubre la larva, así como sus mandíbulas, son muy duras y a veces se les "atascan" en el intestino. Por ello mejor no darla más de 1 ó 2 veces en semana. Si nos da problemas para comer y no quiere el alimento seco, es mejor recurrir a la artemia aunque no sea tan nutritiva, porque no da tantos problemas. Si la obstrucción no es muy severa se puede intentar dar al betta con sumo cuidado una gotita de aceite de oliva en la boca, sacándolo unos instantes del agua o aprovechando el momento que sube a la superficie para inocularle esa gota en el momento que abre la boca para comer.

 

Espero que con estas breves indicaciones consigais tener un betta sano y feliz durante al menos un par de años.

  08/05/13 05:29:00 pm, by   , 988 words, Categories: Agua, General, Peces , 3 comments »

Plantas recomendadas para principiantes

Vamos a retomar las publicaciones con otra pregunta que me hacen muy a menudo: Es mi primer acuario y no tengo ni idea... ¿Qué plantas puedo meter?

 

Como lo más habitual es empezar con kits de acuario que vienen muy cortitos de luz (0,2-0,3 W/litro) vamos a poner plantas que no tengan grandes requerimientos lumínicos. Nos vamos a olvidar de momento de plantas tapizantes (Hemianthus callitrichoides "Cuba", Glossostigma elatinoides, entre otras) y de casi todas las plantas con tonos rojos (Alternantera reineckii, Rotala indica, Ludwigia palustris), porque necesitan mucha luz.

 

Para la parte posterior del acuario...

sería conveniente poner plantas de tallo, es decir, las que crecen sobre todo hacia arriba y apenas echan tallos laterales ni se expanden excesivamente a lo ancho. Nos cubrirán la parte posterior del acuario dando un aspecto más natural y ocultando el filtro, los tubos o el termocalentador que tengamos en esa zona. Algunos ejemplos son la ambulia (Limnophila sessiliflora), la vallisneria (Vallisneria spiralis, Vallisneria gigantea, Vallisneria americana...), la cola de zorro (Ceratophylllum demersum), o alguna higrófila resistente (Hygrophila polysperma, Hygrophila corymbosa en sus distintas variedades especialmente la angustifolia); y si tenemos algo más de luz, en torno a los 0,5 W/litro podemos intentarlo on las variedades más altas de echinodorus como la E.rigidifolius, E.ozelot o E.grandiflorus. Muchas de las mencionadas al principio del bloque crecerán rápidamente y, o bien emergerán si tienen fuerza, o bien si el tallo es blando como en la mayoría de las plantas acuáticas, quedará flotando la parte "sobrecrecida" por la superficie a modo de dosel. Éstas se han de podar por la parte de abajo, lo más cerca de la grava posible, por dos motivos: si podamos por arriba y la planta crece realmente rápido tendremos que volver a podar en pocos días, y como además muchas de ellas sacan un nuevo tallo lateral en el extremo cortado quedaría bastante antiestético si las cortamos por arriba. Si la planta es frondosa, como la ambulia debemos podar de vez en cuando para clarear porque puede llegar a impedirse a sí misma que le llegue la luz y hacer que pierda las hojas más bajas y acabe pudriéndose en tallo. Cortaremos unos cuantos tallos para asegurar que la luz llega a todos los que dejemos sin cortar, desde la base hasta las hojas de arriba.

 

En la zona media o laterales tenemos otras opciones como el helecho de Java (Microsorum pteropus), que según el tamaño del acuario también podemos colocar en la parte trasera, la espada del amazonas o Echinodorus amazonicus y otras del mismo género como E.quadricostatus, muchas de las criptocorines (Cryptocoryne balansae, Cryptocoryne wendtii) que si bien no suelen gozar de mucha popularidad por el verde más apagado o incluso marrón de sus hojas, también requieren de relativamente poca luz para mantenerse y crecer. Aquí podemos incluir también muchas de las anubias, de las más fáciles de mantener, como Anubias barteri, Anubias lanceolata, Anubias hastifolia... que son de crecimiento más bien lento pero que nos darán grandes satisfacciones por su resistencia.

 

La parte delantera del acuario podemos dejarla sin plantar de forma que los peces tengan una zona amplia de natación o bien poner plantas que se no crezcan demasiado en altura como la Anubias nana, alguna Cryptocorine pequeñita, la echinodorus más bajita del mercado (E.tenellus) o incluso podemos atrevernos con algo más complicado como Eleocharis parvula o Lilaeopsis novaezelandiae, siendo éstas dos de las consideradas tapizantes.

 

Para recubrir troncos o rocas podemos recurrir al musgo de Java, sujetándolo con hilo de coser o de nailon, si apretarlo demasiado para no ahogar su crecimiento pero de forma firme para que no se escape o algún pez nos lo mueva de sitio (atención en este caso a peces planos y/o de fondo como Ancistrus y Otocinclus que suelen quedar atrapados entre los hilos en su búsqueda de comida entre las fibras del musgo).

 

Una vez que hemos decidido qué plantas vamos a poner en nuestro acuario y las compramos, el siguiente paso es plantarlas.

 

Previamente debemos revisarlas en busca de posibles caracoles o sus puestas de huevos (éstas son gelatinosas y transparentes y pueden pasar desapercibidas al ojo inexperto). Y para mayor seguridad darles un baño de agua con unas gotitas de lejía o un chorrito de vinagre, pero solo tallo y hojas, dejando fuera las raíces que son lo más delicado. Quitamos la maceta, lana de roca, tarrina, plomos o cualquier cosa ajena a lo que es la planta en sí, que solo sirven para separar los manojos o porciones en la tienda. Tenemos ya la planta sin "accesorios" y recién lavada. Podemos cortar aproximadamente un tercio de la raíz si vemos que está muy larga y así la sanearemos y la planta cogerá más fuerza. Si no, la dejamos tal cual. Debemos enterrar toda la raíz y en ocasiones parte del tallo para asegurarnos que de quedan bien agarradas.  A veces si el tallo es muy fino o la porción de planta que enterramos es pequeña es útil usar unas pinzas largas para sujetar los tallos y enterrarlos, por ejemplo con la Eleocharis parvula.

 

Es totalmente habitual que las plantas con poca o ninguna raíz se desentierren y floten. También si la grava es muy ligera o el grano muy grueso. No hay que desesperar, volvemos a enterrar las veces que haga falta hasta que la raíz esté lo suficientemente fuerte como para agarrarse al sustrato y quedarse fijada de forma definitiva. Una excepción al tema de enterrar la raíz es la anubia. Para este género de plantas es importante que el tallo y la parte superior de la raíz que es más verdosa queden por fuera la de grava/sustrato porque realizan la fotosíntesis y si no les llega luz se debilitan, el tallo se deshace y mueren en poco tiempo. Tampoco enterraremos anubias, helecho de Java o musgos si decidimos enraizarlos en troncos o rocas.

 

Por último debemos tener en cuenta que aunque las plantas no necesitan una aclimatación como los peces, sí tienen un periodo de adaptación al acuario (pH, temperatura, fotoperíodo, etc.) y es normal que pierdan parte de las hojas, o todas ellas, que se pongan feas, amarillentas o más débiles. Vamos a darles una tregua y no arrancarlas de primeras si las vemos así, a veces les lleva un tiempo el recuperarse y echar hojas nuevas. Las tendremos en observación y podemos hacerles una pequeña poda para sanear quitando las partes más débiles. Si la cosa va a más, las tiramos, pero si el empeoramiento para o se revierte y empiezan a crecer y echar brotes nos indicará que la planta se ha "hecho" a nuestro acuario y a partir de ahí, si todo va bien, seguirán su desarrollo satisfactoriamente.

 

(Próximamente ilustraré la publicación con fotos para ayudar a su comprensión).

  17/04/13 04:23:00 pm, by   , 1127 words, Categories: General, Plantas ,

Clasificación sencilla de las plantas de acuario

De forma breve y casi coloquial, podemos distinguir las plantas en unos pocos grupos:

 

- Plantas de tallo.- Tienen un tallo principal que crece en longitud sin apenas ramificaciones laterales. Suelen ser de crecimiento rápido. Ejemplo: ambulia (Limnophila sessiliflora), cabomba (Cabomba caroliniana), rotala (Rotala indica)

- Plantas de roseta.- La mayoría de los Echinodorus (espada amazónica y afines). La planta crece en forma de "mata" más o menos alta y las hojas nuevas salen desde el centro de la misma

- Bulbos.- Como los terrestres que conocemos pero sumergidos. Algunos ejemplos son los lotus y los aponogeton. También entran en este grupo los nenúfares si hablamos de estanque.

- Plantas flotantes.- Su nombre ya nos lo dice todo. No son plantas que vayan enterradas sino que simplemente se quedan en la superficie del acuario, cerca de la luz, crecen rápido. Les gustan las corrientes suaves o nulas. Las raíces suelen ser largas y quedan por debajo de la superficie proporcionando refugio y comida a peces pequeños, gambas, etc. Algunas de ellas son: las distintas lentejas de agua (Lemna minor, Salvinia natans, Limnobium laevigatum), y algunas más grandes más propiamente de estanque como la lechuga de agua (Pistia stratiotes) o el jacinto de agua (Eicchornia crassipes).

- Plantas tapizantes.- Suelen ser de hoja pequeña, rastreras, levantan poco del suelo, en general exigentes con la luz, los nutrientes y el CO2 y forman en el suelo o los troncos/rocas del acuario un tapizado a modo de alfombra más o menos tupida según la especie. Por ejemplo la Cuba (Hemianthus callitrichoides), la glossostigma (Glossostigma elatinoides) y varios musgos, el menos exigente de ellos es el famoso musgo de Java (Vesicularia dubyiana).

  16/04/13 09:25:00 pm, by   , 273 words, Categories: General, Plantas ,

1 2 3 4 ...5 ... 7 ...9 10