Tag: "peces"

Peces de fondo

Hay varios tipos de peces de fondo:

Corydoras

En general animales pacíficos, omnívoros (necesitan tanto proteína como vegetales), peces de grupo. Su comportamiento cambia bastante de tener un animal o dos por acuario (tímidos y huidizos) a tener un grupo más numeroso, a partir de 5 ó 6 de la misma especie (sociables y juguetones).

Estos peces comen lo que cae al suelo cuando alimentamos a los demás. Si los peces que tenemos son muy voraces y no cae nada de comida al fondo del acuario hay que asegurarnos de echar al menos un día sí y un día no pastillas de fondo para peces omnívoros. Si la echamos un poco antes de que se apaguen las luces del acuario es mejor porque al ser tan tímidos les resultará más cómodo comer sin que los demás les molesten. Tamaño medio: 5 cm aunque depende de la especie. Las que encontramos en tienda alcanzan aproximadamente ese tamaño.

NO SON BASUREROS. Es decir, aunque se les llame como tal, no van a comer restos de animales muertos o materia en descomposición. Al no tener el mismo tipo de escamas que el resto de los peces son más sensibles a cualquier tipo de químicos y la medicación se suele aplicar a mitad de dosis. No toleran bien la sal. Tienen unos barbillones en la boca que les permite “oler” la comida, que en suelos de arenas/gravas con bordes o aristas cortantes se deterioran con facilidad y suelen aparecer infecciones bacterianas y/u hongos en esos casos.

Hay un comportamiento habitual en corydoras que llama la atención y es que de repente toman impulso hacia arriba muy deprisa, llegan a la superficie, toman una burbuja de aire y vuelven a bajar igual de deprisa. (Si el nivel de agua está muy alto pueden salirse en acuarios destapados, o darse contra la tapa si el acuario está cerrado). Esto lo hacen porque son capaces de tomar oxigeno del aire a través del aparato digestivo. Por eso no quiere decir que estén enfermos, a no ser que lo hagan con mucha frecuencia o se pasen el día en la superficie boca arriba cogiendo aire en cuyo caso sí es probable que haya una deficiencia de oxígeno en el agua (altas temperaturas) o un pico de nitrito (ya hemos explicado el tema de los nitritos en Química del agua). Reproducción fácil, ovípara, en grupos de 1 hembra y varios machos.

 

Botias

Por lo general son animales que alcanzan grandes tamaños (entre 15 y 40 cm según especies). La botia payaso, que es la más común suele alcanzar sin problema los 20 cm en acuarios grandes. Algunas pueden tener muy mal carácter y perseguir a los demás peces, llegando a depredarlos (B.morleti, por ejemplo). Su dieta es más o menos la misma que en corydoras. También son peces de fondo gregarios que se mostrarán activos hacia el atardecer si están en grupo y que se esconderán en caso de haber un solo ejemplar, que saldrá a comer tímidamente. Son excelentes comedoras de caracoles, evitando así las plagas que vienen a veces con las plantas. Si alguna botia no empieza a comer caracoles en un acuario en un día o 2 se puede coger uno y aplastarlo contra el cristal; así el “olor de la carne” les atraerá y no tardarán en continuar con los demás. Hay que tener en cuenta que la botia lo que se come es la parte blanda del animal con lo cual las conchas se acumularán en el acuario y es conveniente sacarlos porque en gran número pueden subir mucho la dureza y el pH del agua (también hemos visto este tema en Química del agua). Otro asunto a tener en cuenta es que tampoco tienen las escamas típicas de peces aunque su caso es distinto a las corydoras; mientras las primeras son más “acorazadas” y duras, las botias tienen una piel suave y sensible también a químicos y sal. Son animales señal del acuario en cuanto al punto blanco. Son las primeras en cogerlo. Si vemos que nuestra botia tiene punto blanco es muy probable que los demás le sigan. Aunque es delicada en la aclimatación y en las primeras semanas al llegar en el acuario, luego son animales muy resistentes y longevos una vez aclimatados a las nuevas condiciones.

 

Kuhlis ó kulis

Igualmente omnívoros. Mismas consideraciones que en las botias. Además de ser peces de grupo se suelen esconder o enterrar en el sustrato y muchas veces son difíciles de ver, llegando a parecer que hayan muerto. Alcanzan los 8-10 cm y el grosor aproximadamente de un dedo meñique. Su reproducción en acuario no es habitual, solo hay 1 ó 2 casos no documentados.

 

Ancistrus, plecos y afines

Peces vegetarianos, de fondo, aunque a algunos los podemos ver pegados por las paredes del acuario. Necesitan mucho aporte vegetal. Si no se lo damos pueden llegar a comerse las plantas de hojas más duras (incluso anubias, aunque no es habitual). Exceptuando los ancistrus, algún hipancistrus y loricaria, otocinclus y ventosas de Borneo, la mayoría de loricáridos (así se llama el grupo de estos peces) son animales que alcanzan tamaños muy grandes, 40-50 cm. Los plecos de Borneo y otocinclus raramente pasan los 5 cm, las loricarias, hypancistrus y ancistrus los 15 cm. Necesitan, especialmente ancistrus y plecos, tener madera en el acuario, de la cual comen celulosa imprescindible en su dieta. Suelen ser animales nocturnos o crepusculares que aunque hacen alguna incursión diurna salen más de noche que de día. Les gustan las cuevas y escondites. Muchos de ellos son buenos eliminando algas verdes y marrones no filamentosas (para ésas mejor el zorro volador o siamés Crossocheilus siamensis). Al igual que las corydoras no tienen escamas verdaderas y son acorazados. Tienen bastante capacidad para aguantar fuera del agua (tampoco es necesario realizar pruebas con nuestro animal). Suelen ser tranquilos y sociables sin meterse con ningún compañero de acuario, aunque si hay algún animal muerto carroñearán como todos. Los machos son territoriales y pelearán por el territorio si no hay espacio suficiente. De pequeños son se les puede sexar. En ancistrus el macho tiene unos “cuernos” a lo largo del labio superior. La hembra no los tiene o tiene algún vestigio pequeño. En otras especies el sexado es diferente. Reproducción fácil en ancistrus y loricarias. Son ovíparos, hacen las puestas en cuevas o escondites y en general es el macho el que cuida los huevos.

  26/02/12 11:08:00 am, by   , 1055 words, Categories: Peces ,

Enfermedades comunes en peces de agua dulce

 

En este artículo no pretendo entrar en profundidad en las enfermedades de los peces sino más bien aprender a detectarlas, diferenciarlas, saber cómo actuar y comentaré algunas de las más comunes a lo largo del texto.

Las causas de las enfermedades en los peces pueden ser múltiples y de distintos orígenes. La enfermedad puede provenir de fuera (peces nuevos que tienen o incuban una enfermedad para la que nuestros peces no tienen defensas creadas) o de dentro del acuario. Dentro de éstas últimas las más frecuentes son una mala calidad de agua, una alimentación pobre, superpoblación, estrés por compañeros de acuario inadecuados... Todo esto hace que al pez le bajen las defensas y las enfermedades oportunistas ataquen y causen una enfermedad que en condiciones normales, en un pez sano, no serían capaces de hacerle enfermar. Encontramos por ejemplo a los hongos que son los más típicos como enfermedad secundaria a una infección bacteriana.

En nuestra mano está gran parte de la prevención, asegurándonos por un lado de que compramos animales sanos, y manteniendo un buen nivel de vida de los que ya tenemos en el nuestro. Esto se traduce en: cambios regulares de agua (conociendo los parámetros del agua que usamos para el cambio y evitando alteraciones bruscas de cualquier parámetro, empezando por la temperatura), una alimentación variada y adecuada a nuestros peces (más proteína, o más vegetal, tamaño adecuado, buscando la calidad y a ser posible una buena palatabilidad para que la aceptación del pez sea mejor), elegir muy bien las especies compatibles con las nuestras sin forzar situaciones de convivencia que “podrían salir bien” pero también podrían no salir nada bien y acabar con resultados catastróficos”, evitando meter en nuestro acuario más animales de los que debería haber (un acuario es un ecosistema, no una lata de sardinas).

Partiendo de estas premisas, ¿cómo podemos saber si un pez está enfermo?

Algunos síntomas de enfermedades variadas son:

  • Pérdida de apetito (no sube a comer, no busca la comida)
  • Apatía (se queda en un sitio quieto y no nada activamente; esto es teniendo en cuenta el nivel previo de actividad del pez, no se mueve lo mismo un neón que una corydora, o que un guppy, o que una cebrita)
  • Natación “rara”, errática, puede ser haciendo eses, o de forma muy nerviosa y descontrolada, o de lado, o panza arriba, el pez no se puede mantener en la posición correcta
  • Aletas rotas o deterioradas, deshilachadas
  • Lesiones en la piel en forma de puntos, manchas, heridas, “pelos”, gusanos, etc; escamas ausentes, pérdida de color continuada, falta de barbillones en peces de fondo
  • Dificultad para respirar, respira rápido en la superficie, no usa las 2 agallas (no abre los 2 opérculos que las tapan), tiene las agallas enrojecidas, gusanos en las agallas
  • Ojo hinchado, boca o espina deformada, bultos en el cuerpo
  • Escamas levantadas (erizadas) acompañadas de hinchazón del vientre, extrema delgadez con el vientre hundido, hemorragias internas visibles
  • Deposiciones de color distinto al habitual, blanquecinas, discontinuas, con mucosidad

Cuanto antes detectemos los síntomas y más claros los tengamos antes podremos aplicar el tratamiento correcto y más efectivo será. Como en todo cuanto antes detectemos la enfermedad más posibilidades tendremos de sacar adelante el animal enfermo.

Otra de las cosas que nos podemos plantear es qué ocasiona la enfermedad ya que antes que aplicar un medicamento de amplio espectro será mejor aplicar un tratamiento antibiótico, antifúngico, antiparasitario o lo que proceda.

Muchas veces tenemos que hacerlo por descarte, a no ser que se trate de las enfermedades más habituales de las que se conoce la causa, el tratamiento y que se soluciona de forma rápida.

De forma muy simplificada podemos afirmar que:

Los puntitos en la piel y los gusanos en piel o agallas suelen ser parásitos

Las enfermedades fúngicas (hongos) se suelen manifestar en heridas o zonas ya dañadas, en forma de pelos o abultamientos blanquecinos con forma de “coliflor” de apariencia algodonosa.

Las manchas en la piel, blanquecinas, suelen ser bacterianas si la capa no es muy gruesa, y fúngicas si son más abultadas.

Las lesiones en las aletas suele ser una combinación de bacteria y hongo.

Los problemas de natación por flotabilidad suelen tener como causa una infección de la vejiga natatoria (lo más habitual, bacterias).

Los peces con bastante delgadez acompañado o no de deposiciones blanquecinas y/o discontinuas se deben a parásitos intestinales (internos).

Las heridas abiertas son susceptibles de ataques bacterianos o fúngicos con lo que es algo a evitar. Suelen deberse a agresiones de otros peces o a la presencia de objetos o grava afilados, con bordes cortantes.

Descartando todo esto *casi* podemos concluir que se trata de algo vírico, que casi nunca tiene tratamiento.

Con estos datos podemos empezar a hacer algo, como separar al pez del resto para evitar que se propague, subir la temperatura si se trata de algún parásito externo, o mantenerla e incluso bajarla un poco si es algo bacteriano (las infecciones avanzan más rápido a temperaturas altas). Y por supuesto medicar en consecuencia con unos medicamentos u otros.

La cuarentena o enfermería se trata de una urna no necesariamente grande, que se rellena con agua del acuario donde está el pez que ha enfermado y donde se aplica el tratamiento que deba seguir. Por comodidad la urna está desprovista de grava o cualquier tipo de decoración y el filtro es o de esponja o uno interno o de mochila lo más sencillo posible. No es necesario que esté ciclado ya que la mayoría de medicamentos afectan en mayor o menos medida a la colonia bacteriana, porque controlaremos los parámetros con cambios de agua, porque la estancia del pez será en princpio corta y porque muchas veces no conviene alimentar mientras dure el tratamiento. Es especialmente interesante poner un aireador para que el pez no tenga que realizar un sobreesfuerzo, y porque suele estar ya debilitado de por sí por la enfermedad. Otras cosas a tener en cuenta es que el tratamiento se realice a oscuras, ya que la luz puede alterar el medicamento y anular su efecto, y el pez estará más tranquilo que si le ponemos un fluorescente; y hay que quitar el carbón en caso de tenerlo en el filtro así como la luz UV en caso de estar instalada. Ya usaremos el carbón al terminar el tratamiento para retirar cualquier resto de medicamento que quede en el agua; sobre todo cuando hay que hacerlo en el acuario comunitario.

También hay que saber que las plantas se resienten con los medicamentos y la mayoría de caracoles y gambas mueren porque son muy sensibles a los compuestos químicos.

 

Algunas enfermedades habituales son:

 

Punto blanco

 

Generalmente se da por una bajada de defensas del pez. El responsable es un parásito oportunista, un protozoo ciliado que se llama Ichthyophthirius multifiliis o de forma abreviada Ich.

 

El síntoma es que el pez queda cubierto por una serie de pequeños puntos blancos por todo el cuerpo.

 

La solución pasa por elevar la temperatura paulatinamente hasta los 28-30 grados según el pez que sea, la temperatura que aguante y la temperatura de la que partimos. En general a temperaturas altas el parásito muere y se desprende del pez. También funciona dar baños de agua salada o añadir sal al acuario; hay que hacerlo con mucha precaución porque hay peces que no soportan la sal (peces gato, algunos tetras, algunos ciprínidos...) así como la mayoría de los invertebrados (gambas y caracoles). Si queremos ir a lo seguro debemos añadir un medicamento específico para el punto blanco (casi todas las marcas tienen uno) y seguir a rajatabla las dosis y los tiempos de tratamiento.

 

Nota: Nos estamos refiriendo siempre a enfermedades de agua dulce. El punto blanco marino es diferente, lo provoca otro parásito y ya lo veremos en su momento.

 

Podredumbre de aletas

 

Las aletas de los peces aparecen como comidas y deshilachadas, muchas veces con bordes algodonosos de aspecto blanquecino, en enfermedad avanzada se distinguen los radios de la aleta “pelados” e incluso ausentes (pérdida total de la aleta). Suele empezar por una herida (mordiscos de otros peces, roces contra objetos cortantes/afilados del acuario) que en malas condiciones de agua se ve rápidamente infectada por bacterias y hongos.

 

Hay muchos medicamentos que tratan esta enfermedad pero lo más importante quizá es eliminar el origen de esa primera lesión, ya sea el pez que atacó o mejorar las condiciones del agua.

 

Hidropesia o hidropesía

 

Este término indica una hinchazón o edema en cualquier parte del cuerpo, más frecuentemente en ojos y zona ventral o visceral. Es muy típico el ojo hinchado o la hinchazón del vientre con las escamas separadas del cuerpo, que vistas desde arriba aparecen erizadas. No se trata tanto de una enfermedad como de un síntoma. A pesar de ello suele dar resultado el tratamiento con algún medicamento para las bacterias.

 

Hay que intentar no confundirla con una obstrucción intestinal que se da a veces cuando el pez no puede defecar y coincide en muchas ocasiones con un abuso de la larva roja congelada. Es más frecuente en laberíntidos (bettas, colisas) y en cíclidos. Este problema responde bien dando de comer al pez alimentos de efecto diurético como los guisantes hervidos pelados o dar una gotita de aceite de oliva en la boca del pez – esto requiere manipulación y puede ser más complicado para los menos iniciados.

 

Asfixia y otros síntomas de falta de oxígeno

 

Esto lo hemos podido ver en alguna ocasión: los peces en la superficie boqueando rápidamente intentando coger aire porque les cuesta respirar.

 

Hay que ser muy consciente de que igual que nosotros necesitamos un aire limpio y con cierta concentración de oxígeno para vivir, los peces necesitan un agua oxigenada y libre de compuestos tóxicos para poder respirar.

 

Esta situación se da principalmente por 2 causas:

 

Falta de oxígeno en el agua. Frecuente en verano cuando aumenta la temperatura del acuario y a causa de ello disminuye la concentración de oxígeno en el agua. Tiene fácil solución poniendo un aireador para que aporte aire y circulación de agua y facilite el intercambio de gases en superficie.

 

Presencia de nitrito en el agua. El nitrito, del que ya he hablado en la parte de química del acuario, es un compuesto muy tóxico para los peces porque se une a la hemoglobina de la sangre y no le permite transportar el oxígeno con lo cual éste no llega a ningún órgano del cuerpo y se da el síntoma de asfixia descrito. Para este caso se recomienda, aparte del aireador, empezar con cambios de agua de un 10% controlando cada día la concentración de nitrito para comprobar si conseguimos bajarla, y un aporte de bacterias, a ser posible un concentrado diferente al que se usa en los cambios de agua, para reforzar la colonia bacteriana del filtro que se encarga de la transformación del nitrito en nitrato (Nitrobacter).

 

Hexamita y otros parásitos intestinales.

 

Es una enfermedad muy frecuente en cíclidos, especialmente en discos, aunque no exclusiva. Se caracteriza en primera instancia por un adelgazamiento patente del pez aún comiendo de forma habitual, y sobre todo por heces blanquecinas y discontinuas. En estados más avanzados aparecen unos agujeros en la cabeza por los que podemos ver en ocasiones los parásitos como la cabeza de una espinilla.

 

Salvo casos raros también aparece en momentos de defensas bajas de los peces o por incorporación de peces nuevos con cepas más resistentes. La hexamita (nos referiremos a estos parásitos con el nombre del más conocido de ellos) es algo que siempre está ahí, siempre está en el pez, pero solo ataca cuando el pez se encuentra débil por cualquier causa, desde mala calidad de agua a estrés. Habrá que medicar con el tratamiento específico para ellos, como siempre siguiendo escrupulosamente las dosis y los tiempos. Es altamente probable y muy aconsejable que se tenga que repetir el tratamiento una vez desaparecida la enfermedad como medida preventiva porque recidiva (vuelve) cada X meses. Por establecer un paralelismo es como el que tiene herpes labial y siempre que sufre estrés o fiebre sabe que volverá a tenerlo, nunca se elimina del todo.

 

Anorexia

 

También un síntoma. Puede ser por cualquier enfermedad que esté incubando el pez o que esté comenzando a infectar así que es conveniente vigilar al pez así como intentar que vuelva a comer porque también hay tratamientos que se dan vía oral.

 

Hay muchas otras, pero éstas son las que más se me presentan por mi experiencia en conversación con otros acuariófilos.

  02/02/12 09:32:00 am, by   , 2075 words, Categories: General, Peces ,

1 2